Ventajas de castrar un gato macho

Ventajas de castrar un gato macho

Lo ideal es castrar a los gatos cuando tienen 6 o 7 meses, aunque a partir de esa edad se puede hacer en cualquier momento. Sin embargo, si lo hacemos más tarde, corremos el riesgo de que algunos comportamientos negativos del gato se hayan convertido en un hábito y no se le quiten totalmente.

Beneficios físicos

Una de las ventajas de castrar a un gato macho es que prevenimos las enfermedades testiculares. Los machos pueden sufrir cáncer testicular o quistes, que podemos evitar extirpándoselos.

Beneficios del comportamiento

Cuando se castra a un gato macho se reduce considerablemente la producción de hormonas sexuales, tales como estrógeno o la testosterona. Esto conseguirá que al gato no le entre ansiedad sexual.

Preguntas frecuentes

Existen muchos mitos alrededor de la castración de un gato y que hacen que muchas personas sean reacias a esterilizarlos. Por ejemplo, siempre se ha dicho que un gato castrado engordará excesivamente. Es cierto que al desaparecer su función sexual su cuerpo necesitará menos calorías, pero lo único que debemos hacer es disminuir su ración de comida.

Los dueños también temen que cambie su actitud y se vuelvan más sedentarios. Lo que sí cambiará será su frustración sexual y, por ende, la agresividad y la dominancia, mientras que su actividad y energía seguirá siendo la misma en cuanto estén recuperados de la operación. La verdad es que las ventajas de castrar a un gato macho son muchas mientras que los inconvenientes son mínimos.

La operación

Es una operación sencilla y rápida que no provoca sufrimiento en el animal. Alrededor de 10 horas antes de la intervención deberás quitarle la comida y el agua para que no vomite durante la castración.

Le pondrán anestesia general para que el gato no sienta absolutamente nada y su duración suele ser un cuarto de hora. El veterinario hará un corte muy pequeño, por lo que quizá ni siquiera le ponga puntos de sutura y, simplemente, con analgésicos y antobióticos se le cure la herida.

Podrás llevarte a tu amigo a casa en cuanto acabe la intervención. La hora posterior a la operación notarás al gato un poco atontado, pero no debes preocuparte, ya que es algo normal debido a la anestesia. Puede que en cuanto se les pase el efecto vuelvan a estar tan enérgicos como siempre o que durante dos o tres días se muestren algo apáticos o cansados, pero esto es algo normal ya que cada gato es un mundo y tendrá una manera diferente de recuperarse.


Fuente original: https://www.expertoanimal.com/ventajas-de-castrar-un-gato-macho-22166.html

Rating: 4.5/5. From 1 vote.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *