Los maullidos de gatos y su significado

Los maullidos de gatos y su significado

El maullido va a ser una forma de comunicación muy importante para los gatos con más deseos de relacionarse con nosotros, ya que este sonido es más utilizado en las relaciones con los humanos que con otros gatos. Para responder a la pregunta de por qué un gato maúlla cuando lo acarician, antes debemos conocer los significados de los maullidos más habituales.

Estos son los siguientes:

  • Saludo: es el típico maullido que emite nuestro gato cuando llegamos a casa o cuando se encuentra con nosotros. Tendrá una tonalidad alegre.
  • Petición: es un maullido insistente y muy claro. Sobre todo si el gato quiere conseguir algo de una manera muy intensa, para lo que va a emplear un tono elevado y no parará hasta que no lo obtenga o desista.
  • Sorpresa: es un maullido breve, similar a un gritito, que nuestro gato va a producir a la vista de algo que le interesa y agrada, como puede ser cuando nos acercamos con su comida favorita.
  • Celo: si tenemos una gata entera, es decir, sin esterilizar, cuando entre en celo, lo que puede ocurrir en cualquier momento del año, va a emitir unos maullidos en un tono muy elevado, insistentes y casi como un grito. Con la esterilización se pone fin a este comportamiento.
  • Conversación: hay gatos a los que gusta especialmente interactuar con los humanos y son capaces de establecer un diálogo con nosotros, de forma que maúllan en respuesta a nuestros comentarios, pudiendo seguir la conversación durante minutos.
  • Llamada de atención: cuando nuestro gato está aburrido o necesita de nuestro contacto, puede emitir un suave maullido, que quizás nos evoque a aquel con el que se comunica la gata con sus crías.
  • Localización: también recordando la relación de la madre con sus crías, nuestro gato puede maullar, en tono alto, cuando se ve encerrado en algún sitio o incluso si nos ha perdido de vista.
  • Ayuda: en ocasiones un gato enfermo o herido puede solicitar nuestra atención con un maullido sentido, que va a variar en función de su estado, pudiendo adquirir un tono más o menos grave y profundo.
  • Disgusto: cuando nuestro gato está en una situación que le incomoda va a emitir un maullido de protesta. Es el que podemos oír cuando, por ejemplo, lo encerramos en el transportín para acudir al veterinario o, en algunos casos, cuando lo dejamos solo.

Acariciando a nuestro gato:

Vistos los significados de algunos de los maullidos más habituales, vamos a ver qué sucede cuando tocamos a nuestro gato para poder saber por qué maúlla cuando lo acariciamos. Algunos gatos son reacios a estos contactos y por ello debemos respetarlos y no forzarlos nunca. El patrón que podemos seguir para acariciar a un gato es el siguiente:

  • Cabeza: los gatos aceptan, y los más cariñosos piden, caricias en la cabeza, hacia los laterales, entre y por detrás de las orejas y por el cuello.
  • Lomo: también es una zona que les agrada, especialmente hacia su final, antes del comienzo de la cola. Algunos incluso reaccionan moviendo las patas delanteras como si amasasen, comportamiento que es una reminiscencia de su época de bebé, cuando realizaban esta acción al mamar para estimular la salida de la leche.
  • Patas: a los gatos no les suele gustar que les toquen las patas ni los pies, pues son muy sensibles, así que es mejor que lo evitemos.
  • Barriga: zona de alerta roja, la mayor parte de los gatos no admiten que se les toque el vientre, ya que es una parte muy vulnerable de su cuerpo. Pueden reaccionar escapando o incluso agarrando la mano con las patas o la boca.

Teniendo en cuenta el lenguaje felino y los aspectos que hemos explicado, vamos a ver los motivos de por qué un gato maúlla cuando lo acariciamos.

Maullidos y caricias:

Hay que tener en cuenta que lo primero y más importante es conocer a nuestro gato para poder entender el significado de sus maullidos, ya que cada gato va a desarrollar con nosotros su propio lenguaje. Así, por qué mi gato maúlla cuando lo acaricio, generalmente va a deberse a lo que podemos considerar una retroalimentación.

El gato se encuentra a gusto con nuestras caricias y reacciona con maullidos de petición para solicitar que continuemos. A veces incluso llegan a emitir una especie de pitido, señal de gusto y felicidad, además del ronroneo que será típico en esta situación. Si dejamos de acariciarlo es probable que maúlle con más intensidad para pedirnos que continuemos, a la vez que se nos frota con la cabeza y el lomo contra nuestras manos o piernas. De todas formas, aunque este sea el comportamiento más habitual, los gatos no son una ciencia exacta y por ello debemos observar a nuestro compañero para determinar las claves de su comunicación con nosotros.


Fuente original: https://www.expertoanimal.com/por-que-mi-gato-maulla-cuando-lo-acaricio-23359.html

Rating: 4.3/5. From 1 vote.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *