Dónde debe dormir un gato?

Dónde debe dormir un gato?

Los gatos son animales muy dormilones. Excepto cuando son gatitos jóvenes, que mantienen más tiempo de actividad gracias al juego, lo cierto es que los gatos adultos pasan buena parte de las 24 horas del día durmiendo. El resto del tiempo se autoacicalan, cubren sus necesidades básicas y juegan en determinados picos de actividad. Un gato adulto normal y sano puede pasar unas 16 horas dedicado al sueño. Podemos encontrarlo durmiendo en cualquier lugar de la casa, preferiblemente al sol o, en su ausencia, en un lugar cálido o escondido, en función de su personalidad. Por eso, a simple vista, parece importante que disponga de un lugar confortable en el que dormir. Pero, ¿tenemos que comprarle una cama específica para gatos? ¿Puede nuestro gato dormir en cualquier sitio, como el sofá o nuestra propia cama?

El comedero, el transportín, alimento, juguetes, un cepillo, el arenero…, son objetos que forman parte del ajuar básico que el cuidador tiene en mente antes de llevar un gatito a casa. Pero, así como para un perro damos por hecho que necesitará una cama, en el gato este aspecto no está tan claro. Realmente, son más de dormir donde les da la gana.

Dónde debe dormir un gato bebé?

Cuando adoptamos un gatito bebé es normal que su aspecto indefenso nos lleve a querer dormir con él. Y lo cierto es que no hay ningún problema en hacerlo. Un gato cuidado y bien desparasitado no va a suponer un riesgo para nuestra salud. Pero debemos saber que es habitual que se muestre muy activo durante la noche, con lo que puede interrumpir y dificultar nuestro descanso. Además, si preferimos que no entre en nuestro cuarto, es mejor que lo acostumbremos ya desde pequeño. No hay problema en que duerma fuera de nuestra habitación. Eso sí, déjale siempre acceso al arenero, al agua y, si lo alimentas a demanda, a la comida. Es buena idea que antes de irte a la cama lo canses con una intensa sesión de juegos para reducir sus ganas de dedicarse a explorar durante la noche. En conclusión, dormir con o sin tu gato depende de ti y de las preferencias del gatito, ya que algunos querrán dormir por su cuenta. Para ello, es bueno que dispongan de una buena cama.

Eso sí, un gatito recién adoptado que se muestre asustado e inseguro, puede llorar por la noche si encuentra la puerta de nuestro habitación cerrada. Por ello, aunque hayamos decidido que duerma fuera de ella, es conveniente dejar la puerta entreabierta para que sienta que estamos ahí. Conforme vaya ganando seguridad, podremos proceder a enseñarle a dormir en su cama en caso de que no lo haga y cerrar nuestra puerta si es lo que deseamos.

Dónde debe dormir un gato adulto?

Lo cierto es que, al igual que en el caso de los gatitos, no hay una opción mejor que otra a la hora de determinar el lugar ideal de descanso del gato. Es una decisión que solo tú y él podéis tomar. Es decir, puedes dejarlo dormir en tu cama si quiere y a ti no te molesta, pero toma la decisión y no la cambies. Sé coherente. Si le dejas dormir contigo y, un buen día, no se lo permites, lo más normal es que, como poco, tengas que aguantar días de maullidos delante de tu puerta cerrada.

Claro que, si duerme contigo, es probable que te despierte en algún momento para jugar y, si tienes más de un gato, es habitual que inicien una batalla campal en plena cama, impidiéndote conciliar el sueño. Tienen debilidad por atacar cualquier pie que se mueve. Ten en cuenta que suelen desplegar actividad nocturna, al igual que los gatitos. Si no le vas a dejar dormir en tu cama, ofrécele una buena cama alternativa.

Algo que no es recomendable en ninguno de los casos es encerrar al gato para dormir. Esto solo le producirá estrés, ansiedad y malestar, lo que se traducirá en una pérdida de confianza y en una actitud hostil. Si felino no duerme donde te gustaría que lo hiciera, intenta buscar una alternativa buena para ambos y que no implique perturbar su bienestar.

Consejos para elegir la cama del gato

Tanto si tienes un gatito como un gato ya adulto, hay un montón de opciones en el mercado a la hora de escoger una cama para tu gato. Puedes probar varias hasta dar con la que más le guste. Estas son las recomendaciones básicas para acertar a la hora de elegir la cama de tu gato:

  • El tamaño debe ser adecuado al de tu gato. De nada sirve un carísimo iglú si tu gato no cabe dentro.
  • Visualiza que la tendrás que poner en altura y no sobre el suelo.
    También hay que tener en cuenta la temperatura de la casa. En pleno verano puede que no quiera usar una cama de borreguito y se tire directamente al suelo para tomar el sol.
  • Es fundamental que sea lavable con facilidad, que la puedas meter en la lavadora y olvidarte.
  • Otro punto muy importante es que asumas que es muy probable que, si tiene la oportunidad, escoja un sofá o una estantería antes que su exclusiva cama de diseño. Por eso, puede servirle como buen lugar de descanso una simple caja de cartón con una manta mullida.

Dónde poner la cama del gato?

Por último, más importante que la cama para tu gato, ya que es capaz de encontrar por sí mismo sitios donde dormir, es la disposición de los espacios. Es decir, más que la cama en sí, fíjate en su ubicación. La vivienda de un gato, para su bienestar, tiene que distribuirse en distintas zonas bien separadas entre ellas. Son, básicamente, las siguientes:

  • Área de eliminación: es en la que tiene que ponerse el arenero. Resulta imprescindible que se trate de un lugar tranquilo y alejado del tránsito habitual de la casa.
  • Área de alimentación: se corresponde con el espacio destinado a poner la comida, tanto si la damos varias veces al día como si la dejamos a libre disposición. El agua también es imprescindible. Puede estar en esta zona, siempre que haya espacio para dejarla suficientemente separada de la comida. Por lo tanto, descarta los comederos dobles.
  • Área de descanso: separada del arenero y del comedero, podemos situar alguna cama para gatos de su gusto, como las que tienen forma de cueva o las que se pueden colgar de los radiadores. Generalmente, prefieren que estén en alto y no directamente sobre el suelo, pero lo mejor es que observes a tu gato para identificar sus preferencias. De todas formas, ya sabes que lo puedes encontrar durmiendo en cualquier sitio, incluso directamente en el suelo si es la mejor localización para aprovechar el sol. Y es que notarás perfectamente su tendencia a dormir en el lugar más cálido de la casa.
  • El resto de la casa debe destinarse al esparcimiento del gato, recurriendo a lo que se conoce como enriquecimiento ambiental, ya que es la mejor manera de lograr el bienestar del gato. Se trata de proporcionarle elementos como rascadores horizontales y verticales, mobiliario dispuesto a diferentes alturas, escondites, juguetes, etc., con el objetivo de que tenga la oportunidad de realizar todas las actividades que le son naturales, como trepar, esconderse, jugar, etc.

Fuente original: https://www.expertoanimal.com/donde-debe-dormir-un-gato-25171.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *